Pese a albergue, familiares de pacientes de los hospitales civil e infantil duermen a la intemperie

Celic Mendoza/ Fotografías y vídeos: Irving Rivas
Morelia, Michoacán.- Pasillos y caminos llenos de basura, cartones en el suelo, decenas de cobijas y casas de campaña, ello aunado a los puestos de comida y venta de ambulantes, vuelven a ser parte de la fachada de los Hospitales Civil e Infantil.
La nueva infraestructura de los nosocomios se ve empañada por la falta de un lugar cercano en el que los familiares puedan tener comunicación con los doctores y enfermeras que atienden a su familiar enfermo, ya que el albergue se encuentra a 200 metros del Hospital Civil «Dr. Ignacio Chávez» y carece de una comunicación directa entre los edificios, además de que el reglamento de horarios limita el uso del mismo de algunos usuarios.
Familiares de enfermos duermen en las afueras del Hospital Civil. /Fotografía: Irving Rivas-Celic Adáme
Algunas familias completas, incluyendo mascotas, pernoctan al exterior de los hospitales de Ciudad Salud, a excepción de los del ISSSTE e IMSS donde al parecer la estrategia de atención a acompañantes de enfermos ha sido diferente.
Historias entrelazadas
Ana, proveniente de Tecario, tiene 25 días con una casa de campaña que instalan por las noches, con su esposo; supieron del albergue, pero opina que está retirado y no una forma de comunicación con su esposo en caso de necesitar un medicamento o insumo que les sea solicitado. Hacen uso de los baños al interior del hospital y comen de lo que les llevan las organizaciones.
Albergue cerca del Hospital Civil. /Fotografía: Irving Rivas-Celic Adáme
María Eugenia de Uruapan, lleva una semana al exterior del Hospital Civil a la espera de la recuperación de su hijo, desconocía de la existencia del albergue, comenta además que los mismos médicos les pidan estar cerca de los enfermos, por lo que considera que mejores instalaciones al interior del hospital para los familiares podría ser una alternativa.
 En tanto que una familia completa de Zamora, argumentó no poder dejar a los hijos y abuela en casa, incluso conviven con una mascota y duermen sobre cartones y cobijas, esperando a su familiar enfermo desde hace 10 días.
Hay propuestas
Preocupado por la salud de las personas el doctor Francisco Del Toro Lugo, fundador del _Movimiento Mayor por un Mundo Mejor_ , apuntó que se requiere de un medio de comunicación directo entre el albergue y los hospitales para dar mayor confianza a los ciudadanos de usarlo, así como de comunicarles la existencia del mismo y permitir que se justifique el uso de las instalaciones por las familias, ayudando también a su economía, considerando además que la capacidad del mismo pueda ser rebasada.
De igual manera, dijo, son necesarias las sillas cama en los cuartos de hospitales para acompañar a los pacientes.
Casas de campaña de familiares en hospital./Fotografía: Irving Rivas-Celic Adáme
Alrededor de los hospitales, los caminos tienen zonas de jardines, con letreros de propiedad privada, que se llenan de basura. Algunos espacios son ocupados por personas que colocan casas de campaña y hay quienes incluso usan una esquina para instalarse y otros más dentro de sus autos. La espera de un familiar enfermo al exterior del hospital es un derecho, para algunos es un sacrificio y otros más incluso los han señalado como indigentes que “aprovechan el escenario”.
«La situación es que una vez más se salió de control y vemos a las organizaciones entregando comida a todos, sin distinción, otros traen cobijas, lo cual también fomenta la estadía de las personas” consideró la enfermera Lucía, quien asegura que informa a los familiares del albergue y de que en dado caso puede ser de uso gratuito, como lo usó esta semana el señor José Luis, quien tiene a su hija internada en el hospital Infantil y quién junto con su esposa se turnan para ir al albergue, al cuestionarlo, aseguró que no le cobraron nada y que incluso le dieron alimentos.
Hogar Emaús recibió el control del albergue por parte de la anterior administración.
Con espacio para 100 huéspedes, el refugio ubicado a un costado del Hospital Infantil «Eva Sámano de López Mateos» solicita una cuota de recuperación establecida de 40 pesos por persona, sin embargo, se puede hacer un estudio socioeconómico para determinar un cobro menor por los servicios o incluso pueden ser gratuitos.
Hogar Emaús recibió el control del albergue por parte de la anterior administración. /Fotografía: Irving Rivas-Celic Adáme
La estadía incluye almuerzo, comida y cena, así como baños, área de regaderas, cobijas limpias y espacio para que las personas puedan lavar sus prendas.
De acuerdo al reglamento, se permite el acceso de 3 personas por paciente hospitalizado, sin embargo, puede haber excepciones en casos de emergencia, con un máximo de cinco integrantes de una familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.